La estrella de Navidad

El relato del nacimiento de Jesús y la estrella de Navidad, lo encontramos en el evangelio de Mateo cap. 2. En el relato intervienen los magos, los padres de Jesús con él, Herodes, y la estrella.

Herodes se queda en palacio esperando el retorno de los magos, los magos se vuelven por otro camino, Jesús, con sus padres, huyen hacia Egipto, y la estrella ... Qué fue del estrella? El relato no dice nada. Sabemos que no se quedó porque actualmente no está. Pero algo debió de ser de ella. Dejando de lado lo que era aquella señal, entendemos que era significativa para los magos, ya que le hicieron caso y fueron hacia donde indicaba. Es decir, la misión de la estrella era guiarlos hasta donde estaba Jesús. A partir de ese momento, su existencia carece de importancia. Seguro que si se hubiera quedado allí, ahora, muchos estaríamos adorando la estrella porque guió a los magos, en vez de adorar a Jesús-Dios. Es como aquello de "cuando un dedo apunta al cielo, el tonto mira el dedo". Esto mismo pasaría a mucha gente. Nos quedamos con la anécdota y nos pasa por alto lo importante.

La estrella apuntaba hacia Jesús. Y hoy, qué apunta hacia Jesús? En otro Evangelio, el de Juan Jesús dice: "Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo" (Jn 9: 5). Y al mismo evangelio de Mateo: "Vosotros sois la luz del mundo" (5:14). Creo que la comparación está clara: Jesús es el centro de la historia, la estrella es la luz que guía hasta Jesús, pero cuando Jesús muere y resucita, la luz del mundo que guía hasta Jesús somos los creyentes. ¡Nosotros somos la estrella de Navidad! ¿Ya damos suficiente luz? Todos juntos, juntos, unidos, daremos suficiente luz como para deslumbrar a quien quiera buscar a Jesús. Por lo tanto, que "esta pequeña luz" no se apague.

MUY FELIZ NAVIDAD

2012. Custom text here
Download Joomla Templates